Putting Green artesanal en Kibel Golf

Cómo fabricar un Putting Green casero

Igual que todos los caminos llevan a Roma, todos los artículos de golf deberían empezar citando la sabiduría de Harvey Penick. O lo que es lo mismo, el sentido común del golf encarnado en un gran Maestro. Mr. Penick decía que, si un alumno le dejaba tiempo para enseñarle, siempre empezaría en el putting green y acabaría por el driver, por eso el Pequeño Libro Rojo del Golf habla de la importancia del putt. Siempre, en mi tienda he querido construir un putting green en el que se pudiese jugar, probar y hacer fittings de putt de manera adecuada. Tener en Kibel Golf un putting green al que te diesen ganas de subir nada más verlo. Y me apetecía mucho construirlo yo mismo.

 

Diseño del putting green

Entendía que la primera fase era una de las más importante. Diseñar el putting Green. Lo que hiciese en ese momento, quedaría ya definitivo. Pensé que 5 por 2 metros, es decir, 10 metros cuadrados, serían suficientes. Estas medidas para hacer los fitting de putt eran más que suficientes.

Una vez decididas las formas y medidas, tocaba pensar en los materiales de construcción. Pensé en diferentes alternativas. Y la que más me gustó fue poner una primera capa de pallets americanos y después un tablón de DM de casi 3 cm. Con eso conseguí que el Putting Greene tuviera una altura correcta, pero a su vez, cuando lo pisas tienes la sensación de estar pisando un green de hierba natural. Eso es gracias a los pallets. Le da el “toque esponjoso”. Creo que fue un acierto.

Construcción del putting green

El momento de la construcción fue el más laborioso y divertido a la vez. Teníamos que encontrar ocho pallets que tuviesen el mismo largo y ancho, pero, sobre todo, la misma altura. Nos mandaron unos pallets que encajaban perfectamente. Lo siguiente eran los tableros de DM. Los cortaron a unas medidas determinadas para poder meterlos en la furgo. Llevarlos a la tienda una auténtica odisea, digna de Ulises, pero como siempre, divertida. Las medidas están bien tomadas… ¡los DMs y los pallets eran tal para cual!

 

Nivelación del putting green

Para este paso, decidí comprar primero el césped artificial y así poder ver mejor en qué zonas podía haber desniveles. Pedimos varios presupuestos. Nos interesaba algún material bueno pero que tampoco simulase el césped del Augusta National. Alguno de los precios que nos dieron fueron exorbitantes, otros tenían relaciones calidad precio pésimas. Otros eran más ajustados, pero no lo que buscábamos. Por fin, gracias a un amigo, dimos con el adecuado. Precio y calidad, correcto. Lo probamos y nos gustó mucho. En pocos días lo teníamos en la tienda. ¡Nuestro PG iba cogiendo forma!

En cuanto lo recibimos, dejamos el césped varios días extendidos sobre el armazón de pallets, para que las ondas desapareciesen. Por fin llegó el momento del montaje. No podíamos equivocarnos. Cogimos clavos, un par de martillos y a clavar. Unimos el DM a los pallets creando ya una estructura sólida inamovible. Después, pusimos cinta de doble capa por toda la superficie de la estructura y volvimos a extender el césped, ya de manera definitiva.

 

 

Quedaba perfectamente fijado. Para terminar, cogimos un segundo césped artificial más grueso y de un verde más oscuro y lo cortamos para simular el antegreen, cortándolo con “olas” para que tuviera un efecto más bonito. Esta segunda capa la fijamos con grapas. Así el césped ha quedado perfectamente liso sin ondas y la bola rueda perfectamente. Dejamos un sobrante de césped que lo dejamos caer por los lados, como una falda, para que tapase los huecos de los pallets y también la fijamos con grapas.

 

Hemos puesto uno de los separadores de la cancha de prácticas fabricado por un artesano y nos sirve como expositor de los putts. ¡Ya nos hemos jugado varias cervezas en uno de los hoyos!!

Costes totales del proyecto

– 8 pallets americanos: 5 € cada uno, 40 € en total
– transporte pallets 10 €
– 10 m² de DM 90 €
– Tornillos y clavos Leroy Merlín 4’15 €
– Césped artificial: 150 €
– Cinta de doble cara: 6€
– Mano de obra: 50 €
– Cerveza: 50 €

Tiempo empleado

– colocación de los Pallet 30 minutos
– ir a por los DMs: una hora y 30 minutos
– colocación de césped artificial
·en la primera tapa: 15 minutos
·en la segunda etapa: 5 horas
– cervezas: indefinido
– pensar en todo el proyecto: muuuuucho….

 

Así ha quedado. Espero que os guste. Solo falta que vengáis a probarlo.

Wilson C300 acero

Estudio de los nuevos hierros Wilson C300. ¡Pruébalos!

Prueba de los nuevos hierros Wilson C300 en la cancha de El Estudiante Golf.

Desde hace poco tiempo están en el mercado los nuevos hierros Wilson C300, que han reemplazado al exitoso modelo C200.

Una de las principales características, como en el anterior modelo, es su construcción. Los Power Holes, o agujeros rellenos de uretano, están en todo el perímetro. Incluso en la suela han pasado a tener 5, poniendo en paralelo 3 y 2. ¡Llevan esta tecnología a un nivel superior! La cara genera más velocidad de bola en el impacto gracias a esta segunda línea de agujeros.

 

La estética de estos hierros Wilson C300 es mucho más elegante. Han quitado el rojo que aparecía en los C200, C250, D300, y ha quedado un gris sobrio y sencillo, pero con sensación de eficaz.

¿A quién va dirigido?

Deberían ser unos palos enfocados para el HCP intermedio. Pero no es así. Sería reducirlo demasiado. Son unos hierros para un jugador de hándicap medio que quiere un palo fácil. A la vez sirven para golfistas de ese mismo nivel que buscan distancia, ya que este palo les va a dar más metros, seguro. También aquellos jugadores de cerca de un dígito que buscan un hierro sencillo lo pueden poner en sus bolsas. Como se ve, hay muchos golfistas que son susceptibles de poder sacar beneficio con este hierro en las manos.

Por la manera en que están hechos, son unos palos que despiden mucho, con poco spin pero con un ángulo de lanzamiento alto por lo que generan mucha distancia. La panacea del que busca ganar metros.

Varillas

Los hierros Wilson C300 vienen de serie con una varilla KBS 90, que es una varilla ligera, pero a la vez firme y estable. Pero la marca no descuida la personalización. Ofrece muchas y variadas opciones de varillas  custom a la hora de hacerse un fitting, desde Nippon, hasta Project X o Dynamic Gold. Desde luego, también montan varillas de grafito.

 

 

Pese a ser un hierro de acero fundido, la muesca que traen en el cuello hace que se pueda cambiar el lie de manera fácil. Eso, en el taller lo agradecemos siempre.

Por la relación calidad precio que tienen estos palos, en el segmento de hierros de mejora a los C300 hay que tenerlos muy en cuenta.

¡¡Ven a Kibel Golf y hazte un fitting con estos hierros Wilson C300!!! ¡¡Te sorprenderás!!

 

Iñaki Bel.

#ilovegolf

 

PSi Irons

Review hierros PSi

En Kibel Golf nos adelantamos y pudimos probar a mediados de septiembre los nuevos hierros PSi, sustitutos de los RSi2.

Lo primero, el resumen… ¡me han encantado! Los he probado con acero y grafito, y son fáciles de jugar, van largos y tienen un gran toque, sencillo y agradable. Mantienen el SpeedPocket de las gamas anteriores y los Face Slots que introdujeron en la línea RSi. En este modelo, estos Face Slot se mantiene hasta el hierro 8, ya que en el 9 y superiores la cara pasa a ser forjada. Desde Taylor Made dicen que es más interesante construir los hierros largos con acero fundido y con las ranuras en las caras y pasar a acero forjado a partir del 9, donde ya no es necesario seguir teniendo los Face Slots. Cuando golpeaba bolas, éstas salían muy hacia arriba, con mucha distancia. A estos palos les pasa lo mismo que a sus predecesores. Le han bajado el loft. Pese a eso, cogían mucha altura con facilidad. Me recordaban el toque de los RSi1, pero un poco más compactos. No mucho más.

Driver M1

Review Driver M1

Hace dos semanas Taylor Made inició en Kibel Golf  sus demos a las tiendas españolas de la línea M1: driver, maderas e híbridos, y de los hierros PSi. ¡Los demos llegaron a mis manos con el plástico puesto! ¡Estrenar palos es una maravillosa sensación! De la gama M1, me gustó mucho el driver y la madera. El híbrido es para algunos locos.

Después del R15, Taylor Made tenía que hacer algo. Y algo que fuera bueno. Los últimos drivers no habían funcionado bien en ventas. Necesitaban presentar uno que devolviese la confianza del jugador en la marca. Y con el modelo M1 están entusiasmados y expectantes. Creen en él.

Taylor Made sigue en su línea de personalización en sus drivers de gama alta. Ahora intenta llevarla a un nivel superior. El M1 presenta dos raíles en la suela, en forma de T, uno paralelo a la cara del palo, y el otro perpendicular. Con estos sliders el jugador puede mover 10 y 15 gramos para ajustar el centro de gravedad del driver. Antes ya podíamos escoger si queríamos un driver al fade o al draw. Lo que ha introducido Taylor Made es si queremos más o menos spin. Muchas veces vemos en un fitting que los golpes de un jugador son buenos pero por un pequeño porcentaje de spin inadecuado dejan de ser magníficos. La opción de mover esos 15 gramos puede ser la diferencia. Personalización. Sí que he percibido que la combinación de unas posiciones correctas de los dos pesos a la vez que una varilla adecuada, hace de éste uno de los drivers que más lejos pegan. Pero recomiendo que estudie un especialista para ver cuál es la configuración optima. No sirve poner los pesos a ojo, ni montar cualquier varilla. Estaríamos dejando por el camino muchas cosas buenas.