Una historia de varillas

En este artículo quiero contaros cómo han evolucionado los palos de golf desde que se empezó a jugar en Escocia hasta nuestros días. Y concretando un poco más, me centraré en las varillas: de qué materiales estaban construidas, en qué momentos de la historia se empezaron a jugar, quienes las inventaron, etc.,…

Se tiene constancia del juego del golf desde finales del siglo XIV, pero no así de que estaban hechos los primeros palos. No es hasta principios del siglo XVII y mediados del XVIII cuando se empiezan a tener documentos que hablan de ello, y por lo tanto, también de las varillas y  de las maderas que los clubmakers utilizaban para fabricarlas. Dichos documentos nos hablan de maderas duras, que les daban a esos artesanos la flexibilidad, peso, sensación, consistencia y durabilidad que estaban buscando. Generalmente las encontraban en árboles tipo el fresno, avellano, cerezo o boj, pero realmente servía cualquiera de características similares que se encontrase en las inmediaciones. Esto en lo que se refiere a las Islas Británicas, aunque en EEUU en poco variaba el tipo de maderas utilizadas. Es importante reseñar que durante más de tres siglos los clubmakers fueron auténticos artesanos. Esculpiendo un tronco, consiguieron que los jugadores de aquella época, precursores del golf moderno, tuvieran en sus palos el equivalente a lo que hoy es para nosotros, por poner ejemplo, una varilla regular de 75 gramos con un flex point medio y un torque de 3’8º. ¡Unos genios!